Érase una vez…

… Una muñeca que aprendió a bailar. Se despertó de su letargo y su belleza era tan mágica que hasta hechizaba a los hombres. Éste es mi resumido argumento de Coppélia, una de las más famosas obras del repertorio tradicional del ballet con coreografía de de Marius Petipa y música de Léo Delibes.

El Ballet Nacional de Cuba interpreta un cuento, una Coppélia clásica en la que la ejecución de sus primeros bailarines y protagonistas es rigurosa, perfecta en movimientos y prolongada en equilibrios. También destacó la picardía y agilidad de alguna bailarina del cuerpo de baile.

La escenografía y vestuario eran cursis y al tiempo acordes con el momento y la historia. El espacio de escena de los Teatros del Canal, sin embargo, quedó algo pequeño para el elevado número de elementos en escena  y grandes saltos de los intérpretes, que a mi sorpresa y reconocimiento, alguna superaba los cuarenta años de edad.

“Nunca dejes de bailar. Haz lo que puedas, cuando puedas”. Aquella noche del 18 de septiembre, Alicia Alonso como cada noche estaba entre el público para sentir los pasos de sus bailarines y al final de la representación salir a escena y saludar a su público, aún con pasos en dehors, como directora general del Ballet.

Conocerte fue la más dulce sorpresa, Alicia. Te recordaré siempre por las palabras que me dedicaste, con tu coqueto traje azul noche con turbante a juego.

 

la foto 1

Fotografía realiazada al final de la representación en los Tetros del Canal, de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: